fracasos de emprendedores
08 Sep 2017

5 factores clave para el fracaso de un emprendedor

Mis ejemplos personales y los que conozco que son muy comunes

Una vez oí decir que un emprendedor es más duro conforme va añadiendo fracasos a su lista de experiencias vividas. Sin duda alguna, esta frase viene a quitar el primer punto de presión que recae sobre el emprendedor: el fracaso.

No pasa nada. Esos fracasos, si persistes en tu empreño, se habrán convertido en lecciones muy útiles que te servirán para fortalecerte aun más. Ya sabes lo que no te mata te hace más fuerte por lo que no tengas miedo a salir de tu zona de comodidad. En mi caso he visto y también, por qué no decirlo he vivido algunos fracasos. Estos son, pues en mi opinión los 5 factores clave que tienes que controlar para que tu idea siga adelante.

1- Tus razones para emprender. ¿Has emprendido obligado por las circunstancias o en realidad entiendes y sabes las implicaciones que conlleva ser emprendedor? En primer lugar, olvídate de eso que muchos llaman certidumbre o seguridad de una nómina. Es de hecho, lo que la gran mayoría de nuestro entorno no entiende cuando decimos que vamos a montar un negocio lo que genera lo que hemos hablado en artículos anteriores como La Paradoja de la Cesta de Cangrejos. Si tus razones no son fuertes, el mínimo viento de duda que sembrarán otros en ti desbancarán tus sueños. En definitiva, ¿cuál es tu motivación a la hora de emprender? El dinero tan solo no es suficiente.

2- Tu socio. Existen ocasiones en las que hay que contar con un socio y otras en las que no. ¿Has pensado si la persona que va a trabajar contigo aporta valor real o simplemente tienes miedo de ir solo? ¿Qué porcentaje de beneficios va a llevarse cada uno? Los problemas entre socios cuando las cosas no quedan claras desde un principio y por escrito luego aumentan. Es mejor empezar como enemigos dejando todo por escrito con los consejos de un buen abogado y acabar como amigos, que no lo contrario.

3- Depender de tu idea y tu talento al 100%. El papel lo aguanta todo, ¿verdad? Cuando iniciamos una andadura en un sector, nos debemos de preguntar qué relaciones tengo con proveedores, clientes, competidores, y otros agentes externos al mercado que influyen en mi éxito. Es, sin duda, lo que ha motivado la creación de este blog y a lo que me dedico, si crees que puedes mejoras en este factor tan vital como menospreciado haz clic en el botón de abajo.

 

 

Si te adentras en un sector que desconoces, más te vale que empieces a crear relaciones. No es imposible que te vaya a salir bien, simplemente has de ser consciente de que vas un paso por detrás y te tienes que poner al día.

4- Situación familiar del emprendedor. En ocasiones existen sectores que nos absorben nuestro tiempo. ¿Qué ocurre cuando tenemos familia? ¿Es compatible nuestro trabajo con nuestra situación familiar? Créeme cuando te digo que debes de ser consciente de cómo va a impactar tu vida personal el hecho de ser emprendedor. Poder compaginar ambas actividades sin problema es clave para tu éxito. No somos máquinas, nuestro alrededor nos afecta.

5- Gestión de caja. Has pensado cuándo vas a llegar al punto muerto, es decir, cuándo vas a empezar a ser rentable. Modelos de negocios que se retrasan mucho en el tiempo podrían dar al traste con tus expectativas de convertirte en empresario. ¿Es necesario mucha inversión? ¿Puedes acometerla tú solo? Si no te queda más remedio que salir del negocio, ¿cuál sería tu situación financiera? ¿Podrías volverlo a intentar en algo nuevo o te quedarías en la ruina? Ojo con emprender asumiendo más riesgos de la cuenta. La clave es jugar con el dinero de los demás no con el tuyo. Other people’s money.

Estoy seguro que tú podrías añadir alguna cosa más, pero esto es lo que he visto y he vivido yo. Desde luego son los más comunes. Si tú conoces algún caso más y quisieras compartirlos conmigo siéntete con toda libertad de dejar un comentario. Espero que te haya gustado el artículo y que evalúes tu idea antes de empezar. En caso de duda, lánzate porque de todo se sale con determinación y los fracaso, como dijimos arriba son lecciones muy útiles.

deja tu comentario