desarrollo personal
10 Jul 2017

Cómo te afecta la falta de aceptación en tus negocios

¿Qué es la aceptación?

La aceptación es uno de los 6 principios sociales del éxito. Es el más importante. De hecho, no se puede llegar a tener un verdadero éxito si no trabajas bien la aceptación. Ahora bien, ¿en qué consiste la aceptación? La aceptación es un estado mental. Es aquel estado que sentimos cuando entendemos que existen hechos sobre los que no tenemos poder: no podemos cambiar nuestros errores del pasado; no podemos cambiar las personas. Si estamos en mitad de un atasco en la carretera, no podemos hacer que desaparezca el embotellamiento.

En definitiva, solo tenemos poder sobre nuestras actitudes y nuestro lenguaje, lo cual puede crear un ambiente propicio para adaptarte tanto a ti como al resto a las nuevas circunstancias. Esto es, el control de las emociones es siempre individual.

¿Cómo te afecta la falta de aceptación? En primer lugar, cuando no aceptamos nos aflora un sentimiento de frustración que exteriorizamos a través del lenguaje, de nuestros hábitos y nuestras acciones.

Lo que provoca en el lenguaje es que trasmitamos mensajes de ira, frustración, odio, miedo y como consecuencia de esto trasmitimos estos mensajes, que son rebotados por otros y atraen a personas con la misma frustración que tú y a personas tóxicas que se van a aprovechar de esta situación para manipularte. Recuerda la teoría de las ondas. Las emociones negativas debilitan nuestro carácter.

Conozco el caso verídico de un antiguo directivo que acabó despedido y tenía que pagar casa, coche, colegio privado de los niños y demás estilo de vida grandioso. Aceptar que tienes que vender tu casa; que tus niños deben de ir a colegio público; que se acabaron las cenas opíparas en restaurantes de lujo es difícil. Este directivo andaba lleno de rabia contando a todo el mundo como había sido despedido de manera tan injusta y qué desgraciado era. Un día llegó alguien con la solución: un abogado mágico que conseguía indemnizaciones millonarias de empresas que habían despedido a altos directivos. Eso sí, costaba un dinero o mejor dicho, requería una inversión significativa.

Este directivo se puso en contacto con el abogado que le pidió dinero para mover tal o cual papel; más tarde inició la demanda a la empresa y eso supuso más gastos; luego, dijo que no iba a haber juicio, que iba a haber un acuerdo. Le pasó el acuerdo y este lo firmó con el cual consiguió algo de dinero, pero que no supuso una mejora en su situación.

La sorpresa vino al final cuando le llegó la última minuta de abogado que ascendía a 34.000 € cuando lo que había conseguido eran 9.000 €. Todavía no acabó ahí la cosa: decidió demandar al abogado y terminó pagando costas y pagando la minuta. Todo un final feliz.

Las emociones negativas provocadas por la falta de aceptación generan hábitos negativos. Cuantas veces viste a gente que se acaban de divorciar y ganan peso porque empiezan a comer compulsivamente. Gente que ganan la lotería y por no aceptar su nueva situación o la antigua tienen hábitos de gasto excesivo y terminan arruinándose o incluso en peor situación de la que estaban.

Por último, ocurre que cuando no aceptamos algo actuamos en contra de nuestros propios intereses. Sí, aunque te extrañes. Cuantas veces has visto que otros se saltan las normas y no pagan por ello y esto te genera tanta rabia que dices: pues, yo tampoco las sigo y como consecuencia, terminas pagando. O cuántas veces en una empresa con dos empleados si ves que uno no trabaja lo suficiente, entonces tú tampoco lo haces y  como consecuencia no logras el ascenso que esperabas. También conozco de alguien con sobrado talento que se mantuvo en la economía sumergida ganando menos de lo que podría hacer si fuera legal para no tener que pasar pensión a su ex-mujer. Ridículo, pero verídico.

Cómo ves la falta de aceptación es el comienzo de tu perdición. De hecho, el programa 4 Pasos para el Éxito trata de la aceptación. Si esto lo logras manejar estás a medio camino del éxito. El resto es construir tu red.

 

deja tu comentario