apoyo a mujeres emprendedoras
13 Sep 2017

En qué nos ganan las mujeres emprendedoras

Cosas que aprendí de las empresarias con las que me encontré

En la sección de Libros de este blog uno de los que recomiendo se titula Business Networking & Sex (not what you think) de Dr. Ivan Misner, Frank de Raffaelle y Hazel Walker. En el se explica algo que he visto en montones de reuniones de networking a las que he asistido, y es la manera tan dispar en la que nos comportamos ante los demás los hombres con respecto a las mujeres.

En primer lugar, la mujeres, por regla general, nos aventajan a la hora de presentarse a ellas mismas. Ayer estuve en una reunión de empresarios de mi grupo de BNI en Dos Hermanas y uno de los invitados a la reunión salió a presentarse a si mismo de la siguiente manera:

Hola, represento a una de las empresas aseguradoras con más prestigio del mundo …

Esta es una manera clásica en la que los hombres nos presentamos ante los demás. Debemos de dejar claro lo grande, fuertes, poderosos y sobre todo lo que queremos es “impresionar”. Si bien nos parece algo que llama la atención, a medio plazo esa persona no va a resultar memorable ya que no hay ningún vínculo con las personas con las que te rodea. No existe ni misión ni visión en su discurso.

Tan solo vamos a decir ¡waaaaw!

En cambio, escucha con atención esta otra:

Existen personas cuya vida se hace difícil porque no pueden caminar correctamente, yo les ayudo porque…

Ahí está la clave. Las mujeres saben vincularse con su discurso emocionalmente. En otras palabras apelan al lado derecho de nuestro cerebro (¿Cómo se apela?) por lo que son más memorables. Es cierto que para determinado perfil este tipo de presentaciones pueden considerarse aburridas. Particularmente si estás presentando un proyecto a un banco o un inversor, estos van a querer que apeles a tu lado izquierdo del cerebro, el lado racional. No obstante, si de relaciones con otras personas estamos hablando, es harto más eficaz a manera que suelen usar las mujeres.

En el libro antes descrito hablan de dos actitudes: la actitud relacional y la actitud transaccional. ¿Qué es esto?

Se entiende por actitud transaccional aquella centrada en cerrar acuerdos, ventas, etc… Los hombres somos más transaccionales. Hazte la idea del cromagnon saliendo de la cueva y volviendo a ella con algo para comer ya sea un mamut, un ciervo, una gallina o unos rábanos. La actitud transaccional es aquella de los vendedores natos. Si bien es eficaz, cuando se lleva al extremo puede resultar algo pesado. ¿Cuántas veces al ver a uno de estos vendedores has dicho “aquí está, a ver que me quiere vender hoy”?

Las personas extremadamente transaccionales resultan pesadas. Si tú te ves así, te aconsejo que te enfoques en crear relaciones antes de cerrar acuerdos. Recientemente ofrecí a mis suscriptores un webinar (ver aquí) para saber cómo.

En cambio, las mujeres dedican su tiempo a conocer a la otra persona, crean la relación (¿Cómo lo hacen?), y esto es vital para que la gente te quiera apoyar. ¿Has apoyado a alguien con el que no te llevabas bien? Claro que no. Lo peor que hacemos los hombres es no crear relaciones, dejar de enfocarnos en nosotros y en nuestras emociones para centrarnos meramente en nuestros productos y servicios y en asuntos tan fríos como la empresa. Esto no te ayuda a tu imagen personal (¿Por qué?).

Ahora bien, todo extremo es igualmente negativo. Conocer a gente sin que al final haya nada es también un desgaste de recursos. Al fin y al cabo los negocios sobreviven a las ventas, ¿no? Es decir, tienes que cazar algo, si no, no comes.

Recientemente publiqué un artículo (Léelo aquí) como invitado en el blog de marketing digital de Mar Carrillo en el que explicaba las razones para ir más allá de las relaciones que se establecen en la web y cómo aplican las mismas normas relacionales en el marketing digital o en el presencial. Sea cual sea el ámbito de actuación no te olvides de crear las relaciones antes de cerrar transacciones tal y como hacen las mujeres. Ellas nos aventajan en todo lo que se refiere a dar un toque más humano a los negocios lo cual es necesario para crear una red de éxito ¿qué es esto?.

deja tu comentario